Estas cuevas con encanto están situadas en un lugar único y privilegiado: en lo alto de un valle. La zona es tranquila y solitaria, lo que hace que la paz que se respira sea un lujo para ciertos sentidos.
La temperatura interior se mantiene estable todo el año, produciendo una agradable sensación de bienestar. Las vistas que podemos disfrutar de Sierra Nevada, desde su interior, son espectaculares y la combinación de todos estos elementos hacen sentir una especial fascinación por este entorno, que no se olvida con facilidad. No cabe duda de que se trata del hábitat ideal para pasar unos días de auténtico relax, en un espacio completamente rural.
Tras 60 años de abandono y después de haber sido refugio de rebaños de ovejas, han sido restauradas conservando sus paredes originales, blancas, picadas a mano, sus techos abovedados, huecos en los que antaño hubo un pesebre y la completa integración de su fachada con el paisaje exterior. Estas viviendas bioclimáticas y respetuosas con el medio ambiente están alimentadas con energía solar-eólica y disponen de todas las comodidades de una casa: luz, calefacción a leña, baño, cocina, frigorífico, TV., terraza-mirador con mesas y sillas, parquing privado, barbacoa, etc.
 
Español - Català - Français - English - Deutsche